El pasado 20 de Abril falleció Jacqueline Saburido, una mujer venezolana que sobrevivió a un accidente provocado por un conductor ebrio y se volvió todo un símbolo en su activismo contra el manejo en estado de ebriedad.

Jacqui, antes y después del accidente.

El 19 de septiembre de 1999, Jacqui asistió a una fiesta de cumpleaños cerca de Austin, Texas. Ella y sus amigas se fueron después de unas horas y aceptaron que alguien la acompañara a casa. En el camino, el pequeño automóvil en el que iba fue embestido por una gran camioneta conducida por Reginald Stephey, quien había estado bebiendo de antemano.

El conductor que la llevaba y un pasajero murieron y de los tres sobrevivientes, Jacqui fue la única que permanecía atrapada en el automóvil cuando se incendió. No pudo escapar de las llamas.

Los paramédicos que pasaban apagaron el fuego e intentaron sacar a la gente del automóvil, pero el fuego volvió a encenderse antes de que pudieran rescatar a Jacqui; también les faltaba el equipo adecuado para extraerla. Transcurridos 45 segundos, el camión de bomberos llegó y extinguió completamente el incendio, trasladando a Saburido por aire a la unidad de quemados de Galveston.

Jacqui sufrió quemaduras de segundo y tercer grado en más del 60% de su cuerpo, pero sobrevivió a pesar de las expectativas de su médico. Sus dedos tuvieron que ser amputados, pero le quedó suficiente hueso en el pulgar para construir un pulgar oponible.

Perdió cabello, orejas, nariz, labios, párpado izquierdo y gran parte de su visión. Saburido posteriormente se sometió a más de 120 operaciones reconstructivas, incluidos trasplantes de córnea para restaurar su ojo izquierdo.

En junio de 2001, Stephey fue declarado culpable de dos cargos de homicidio por intoxicación. Jacqui y Stephey se reunieron por primera vez después de su juicio y condena en 2001. Jacqui ha declarado que Stephey «destruyó mi vida por completo», pero lo perdonó.

Jacqui permitió que se usaran su imagen en campañas para ilustrar un posible resultado de conducir en estado de ebriedad. También realizó un comercial en el que sostiene una foto, previa al accidente, de sí misma frente a la cámara, que baja para revelar su rostro desfigurado y dice: «Esta soy yo, después de ser golpeada por un conductor ebrio». Cuando se le preguntó por qué apareció en la campaña, Jacqui dijo: «Me siento muy bien de hacerlo porque sé que la gente puede entender un poco más lo que me pasó: por qué mi vida cambió por completo. Así que creo que para mí, para todos, es una buena oportunidad «.

Spot Subtitulado

Cuando Stephey fue liberado de la Unidad de Huntsville en Texas el 24 de junio de 2008. Jacqui dijo: «No lo odio, no me siento mal porque está fuera, puede reconstruir su vida de nuevo». El 20 de mayo de 2011, Jacqui apareció en uno de los últimos episodios de The Oprah Winfrey Show, dedicado a los invitados favoritos de Winfrey. Jacqui reveló que había sido sometida a más de 120 cirugías hasta esa fecha.

El 20 de abril de 2019, Jacqui murió de cáncer en la ciudad de Guatemala.

De acuerdo con la campaña Faces of Drunk Driving de TxDOT, la historia de Jacqui se contó a al menos mil millones de personas en todo el mundo al momento de su muerte.

Decidimos hacer un repaso por los datos más relevantes y mostrar parte del material que Jacqui dejó como lo que podemos considerar un contundente llamado a la toma de conciencia.