Esta 8va temporada de nuestro ciclo radial la iniciamos desarrollando, durante varios programas, los cinco pilares del DECENIO DE ACCIÓN PARA LA SEGURIDAD VIAL 2011-2020 que la Organización de las Naciones Unidas llevó a cabo hace casi una década, cuyo objetivo primario era reducir en un 50% las tasas de mortalidad en el tránsito.

En Argentina se ha avanzado mucho en algunos aspectos; adoptamos tecnología para intensificar los controles, hay buenas campañas de concientización desde distintos organismos, cursos de educación vial, y demás iniciativas que apuntan en su mayoría a corregir el mayor causal de accidentes viales; la conducta humana.

Cifras que a su vez son mayores si contamos a las personas que mueren como consecuencia de siniestros luego de un período que se escapa del seguimiento estadístico (ejemplo: personas con lesiones graves que fallecen luego de varias semanas de internación).

Siendo que en el último año del decenio planteado nueve años atrás, se mantienen estas inaceptables tasas de siniestralidad y mortalidad en el tránsito de nuestro país, estamos obligados a hacer un profundo análisis y comenzar de una vez por todas a hacer lo que se deba hacer para que dejen de morir personas como consecuencia de hechos que, en su enorme mayoría, pueden ser evitados.

Exhorto a los Estados Miembros, los organismos internacionales, las organizaciones de la sociedad civil, las empresas y los líderes comunitarios a garantizar que el Decenio produzca mejoras auténticas. Para dar un paso en esta dirección, los gobiernos deberían dar a conocer sus planes nacionales para el Decenio cuando este se ponga en marcha a nivel mundial el 11 de mayo de 2011.

Sr. Ban Ki-moon, Secretario General de las Naciones Unidas

¿Por qué los estándares de seguridad que exigimos a las automotrices, son menos rigurosos que los estándares internacionales?

¿Por qué cuando estudiamos se nos exige que aprobemos matemáticas, geografía, historia, etc.. y no se nos exige que tengamos sólidos conocimientos en Educación Vial, siendo que es un contenido que aplicaremos por el resto de nuestra vida, en todos los ámbitos en que nos desenvolvamos?

¿Por qué, a pesar del enorme esfuerzo sostenido desde diferentes sectores, mantenemos los mismos índices de siniestralidad desde hace décadas?

Podemos hacernos una innumerable cantidad de preguntas más a nosotros mismos como sociedad. Pero más allá de preguntar, llegó el momento de comenzar a dar respuestas. Ninguna medida aislada nos llevará a solucionar los problemas de fondo, es necesario trazar planes de acción que demanden un profundo compromiso de la sociedad en su conjunto.

No podemos permitirnos perder un sólo año más, las acciones deben comenzar a gestarse en lo inmediato. Cada año de inacción, de inacción desde la profundidad que amerita el tema, son al menos 7.300 vidas que se perderán. Muertes que podrían ser evitadas si hacemos algo al respecto.

Dos personas con diferentes experiencias convergen en su preocupación sobre las problemáticas en torno al tránsito, analizando los distintos estados de situación y reflexionando acerca de posibles iniciativas a implementar para comenzar, de una vez por todas, a reducir las dramáticas tasas de accidentología vial.

© 2019 S.E.V. Seguridad y Educación Vial x