En 1972 La Asamblea General de las Naciones Unidas estableció el 5 de Junio como el día Mundial del Medio Ambiente. Este año, el tema de la celebración global es la lucha por un planeta sin contaminación del aire.

Foto por Mike Bird de Pexels

Se estima que el 90 % de la población mundial respira aire de mala calidad.

En materia de tránsito, qué podemos hacer para mejorar la calidad del aire?

Movilidad sostenible.

Cada uno de nosotros puede desplazarse a pie, en bici, incluso en longboard cuando las distancias son cortas y el clima lo permite. También podemos utilizar el transporte público, reduciendo al máximo el uso de nuestro vehículo particular.

Para que estas alternativas sean opciones reales; la ciudad en la que estamos debe contar con trazados seguros, adaptados al uso de bicicleta y demás opciones, así como también contar con transportes públicos que funcionen adecuadamente brindando un servicio eficiente.

Otra opción de movilidad que tenga menor impacto ambiental consiste en el uso de vehículos eléctricos o en su defecto híbridos, cuya oferta en el mercado afortunadamente va en crecimiento y cuya tecnología comienza a ser cada vez más accesible. En nuestro país encontramos sin inconvenientes cierta variedad en bicis y motos eléctricas además de autos y SUVs híbridos. Si la oferta actual de este tipo de alternativas no satisface nuestras necesidades, en los vehículos que utilizan motores de combustión podemos al menos informarnos sobre cuáles son los valores de emisiones contaminantes de la próxima unidad que nos gustaría adquirir.

La eliminación del cuero como artículo de lujo.

Los materiales del interior de los vehículos son cada vez más discutidos no sólo por organizaciones veganas sino también por los propios consumidores, que son cada vez más conscientes sobre el impacto ambiental que tiene el uso de animales como eslabón industrial.

No se trata sólo de la muy justificada lucha contra el sufrimiento de los animales, sino también de cómo el proceso de su alimentación a escalas mega industriales tiene un inocultable impacto sobre la aceleración del calentamiento global, sumado a la cantidad de químicos que son utilizados en los procesos de curtido.

¿Qué tiene que ver esto con los vehículos? Que mientras menos cuero y demás tejidos de origen animal utilicemos, menor será la contaminación ligada a esta industria.

Sí, cuando hablamos de cómo contaminan los vehículos no se trata únicamente de medir las emisiones tóxicas que emiten. Sino de analizar la enorme cadena de producción que forma parte, a su vez, de una industria mayor.

Podríamos decir entonces que, al momento de comprar nuestro próximo vehículo ya no sólo debemos fijarnos en su estética, confort, seguridad o sus prestaciones.

Tres personas con diferentes experiencias convergen en su preocupación sobre las problemáticas en torno al tránsito, analizando los distintos estados de situación y reflexionando acerca de posibles iniciativas a implementar para comenzar, de una vez por todas, a reducir las dramáticas tasas de accidentología vial.

© 2019 S.E.V. Seguridad y Educación Vial x