Un día como hoy, en 1945, entró en vigencia el Decreto Nro 12689/45 que constituyó un cambio radical en nuestro país; invirtiendo el sentido de circulación. Ya que hasta entonces los vehículos transitaban por el sector izquierdo de las calles y la mayoría de las unidades tenían el volante a la derecha, al igual que en Inglaterra.

A raíz de este hecho se cambiaron las señalizaciones existentes, se dictaron clases para peatones y conductores, y se redujeron las velocidades máximas establecidas.

El Decreto llegó a tener fuerza de Ley el 30 de Septiembre de 1949, mediante la Ley Nro 13893.

En estas 7 décadas han cambiado tantas cosas que casi podríamos decir que nos encontramos en un mundo distinto al conocido por aquel entonces.

Así como creció la población (de aproximadamente 15 millones a los más de 44 millones de hoy en día), crecieron también la cantidad de kilómetros de vías (rutas, calles, etc), el parque automotor y por desgracia también aumentaron significativamente la cantidad de accidentes y las muertes producto de éstos.

Año a año se incorpora mayor tecnología a los vehículos haciéndolos más seguros, las vías cuentan con señalizaciones acordes a los estándares internacionales (excepto en Comodoro, pero ese es otro tema…), con mayor o menor intensidad lo cierto es que hay numerosos controles en distintos accesos tanto de jurisdicción municipal, provincial como nacional y sin lugar a dudas las personas (que en la vía pública bien somos conductores, pasajeros o peatones) cada vez contamos con mayor información a nuestro alcance sobre las consecuencias que nuestra falta de cuidado puede provocar en la vía pública.

Y a pesar de todas estas herramientas que tenemos a mano, seguimos cometiendo errores inadmisibles que repercuten en que las tasas de siniestralidad y de mortalidad no disminuyan.

En este 74 aniversario de la ejecución de aquel decreto, lo reiteramos una vez más; el principal factor que determina si ocurrirá un accidente de tránsito o no, es el factor humano.

Tres personas con diferentes experiencias convergen en su preocupación sobre las problemáticas en torno al tránsito, analizando los distintos estados de situación y reflexionando acerca de posibles iniciativas a implementar para comenzar, de una vez por todas, a reducir las dramáticas tasas de accidentología vial.

© 2019 S.E.V. Seguridad y Educación Vial x