El 29 de Junio de 2007 Steve Jobs, por entonces consejero delegado de Apple, presentó el primer iPhone. Revolucionando la industria de la telefonía móvil.

Hasta el día anterior a esa presentación, si nos decían que con la punta del dedo íbamos a poder acceder a un mundo de entretenimiento, información y conectividad que podíamos guardar en el bolsillo, pensaríamos que tal vez sería una realidad inaccesible para los consumidores de todas las latitudes. Sin embargo, desde entonces son pocas las personas que no tienen un smartphone.

Esto mismo sucede con la tecnología aplicada a la industria automotriz, que al ser anunciada a veces parece tratarse de avances tan vanguardistas que jamás formarán parte de nuestra vida cotidiana. Sin embargo, claro está que ya en la actualidad son cada vez más los conductores que circulan con asistencia tecnológica que, además de sumar confort en muchos casos, hace a una conducción más segura.

Imagen: autopista.es

Disminuyendo el principal factor de riesgo; el humano

Bien sabemos que la mayoría de los accidentes pueden evitarse, esto se debe a que es nuestro comportamiento en la vía pública el que marca la diferencia, ya sea para bien como para mal.

Los avances tecnológicos aplicados a los vehículos apuntan en gran medida a la seguridad activa para que los errores que cometemos, sean por el motivo que fueren, tengan cada vez menor impacto en la alteración del comportamiento natural de los vehículos.

Estamos en lo que podríamos llamar una transición progresiva hasta el ideal; la conducción autónoma.

Imagen: autopista.es

Avances tecnológicos que ya están entre nosotros

En materia de seguridad, de un tiempo a esta parte son muchos los avances tecnológicos que cada vez más vehículos incorporan y ya estamos conviviendo con ellos; sensores de estacionamiento, cámara de retroceso, control de estabilidad, velocidad crucero, panel de comandos de sistema de audio y computadora de abordo en el volante, conectividad bluetooth con control de llamadas en el volante, faros con tecnología LED, etc.

Imagen: autopista.es

Objetivo 2028

Recientemente el Parlamento Europeo aprobó una serie de medidas que las automotrices deberán implementar en las unidades que se comercialicen en la Unión Europea, la particularidad de la iniciativa es que se trata de prestaciones obligatorias. Es decir que deberán venir de serie, afectando así a toda la flota vehicular y no sólo a los vehículos tope de gama.

El plan entraría en vigencia por etapas, iniciando a mediados de 2022 con vistas a ser completado a finales de 2028.

Actualmente se espera la resolución del Consejo, que tendrá que respaldar las nuevas normas antes de que puedan entrar en vigor.

Imagen: autopista.es

Los avances que se vienen

Para el final de las etapas de implementación, todos los nuevos vehículos tendrán que incluir alrededor de 30 nuevas funciones de seguridad con el objetivo de salvar vidas en la carretera, entre los que destacan los siguientes:

  • Control inteligente de velocidad para que el conductor sea consciente de que están sobrepasando la velocidad límite
  • Monitorización de la somnolencia y la atención del conductor
  • Monitorización del nivel de atención visual del conductor
  • Señal de parada de emergencia que emite una luz para avisar del frenado, por avería o incidencia de carretera, a los demás usuarios de la vía pública que circulan por detrás
  • Detector de marcha atrás, que informa al conductor de la presencia de personas u objetos detrás del vehículo para evitar colisiones
  • Sistema de control de la presión de los neumáticos, que avisa al conductor de pérdidas de presión
  • Interfaz para la instalación de alcoholímetros antiarranque, que permite que los alcoholímetros antiarranque sean compatibles con los vehículos.
  • Registrador de datos de eventos, que registra y almacena parámetros e información críticos relacionados con una colisión justo antes, en el transcurso e inmediatamente después de esta.

Las furgonetas tendrán que incluir obligatoriamente un sistema de frenado de emergencia, que ya es requerido en los camiones y autobuses, así como un sistema de emergencia para mantenerse en el carril (ayuda al conductor a mantener una posición correcta en el carril cuando se produce una salida involuntaria). Los caminones y los autobuses tendrán que incluir sistemas de visión directa, que permitan al conductor detectar desde su asiento a los usuarios vulnerables en la carretera  También contarán con sistemas de alerta que detecten a los ciclistas y peatones que se encuentren muy cerca.

La exigencia de unas funciones de seguridad avanzadas para los vehículos podrían reducir en gran medida las muertes en las carreteras, ya que el error humano está detrás del 95% de los accidentes de tráfico.

Si se hace en la Unión Europea, ¿puede hacerse en el Mercosur?

El Mercosur y la Unión Europea anunciaron recientemente un acuerdo de libre comercio que, una vez implementado, afectará también a la industria automotriz.

Actualmente los vehículos que ingresan desde Europa pagan un 35% de arancel extrazona, porcentaje similar al que tributan las unidades que llegan de cualquier otro destino, como Asia o Estados Unidos, fuera de Mercosur y México. Se estima, según Presidencia de la Nación, que en un plazo de 10 a 15 años los vehículos europeos ingresen al país libres de arancel.

Esto no significa que los vehículos europeos que ingresen al país comiencen a bajar significativamente su precio en un 35%, sin embargo puede abrir las puertas para que, en este rincón del mundo, dejemos de recibir «versiones sudaca» de algunos vehículos que para rebajar costos y no perder competitividad, pierden prestaciones, confort y sobre todo seguridad.

Es tiempo, también; que nuestras calles, avenidas, caminos rurales y rutas sean entornos seguros. Es tiempo que nosotros, como usuarios de la vía pública, seamos en nuestro país tan responsables como cuando somos turistas en lugares cuya concepción del tránsito nos lleva a comportarnos como corresponde. Es entonces que la adopción de tecnología que nos lleve a hacer menos influyente nuestro error humano, se hace absolutamente necesaria.

Imagen: IDEAS Mercado Libre

Producción nacional

En el punto anterior hacemos referencia a la posibilidad de importar vehículos desde Europa que cuenten con tecnología de punta, sin embargo no tenemos por qué esperar 10 a 15 años para acceder a unidades que nos faciliten la conducción segura. Hoy mismo el Estado tiene la facultad de poder exigir a las automotrices que en las plantas que se encuentran en Argentina se adopte un plan a largo plazo similar al exigido por la Unión Europea.

De este modo podríamos sumar nuestra propia industria a la vanguardia tecnológica en materia de seguridad vial.

Dicho de otro modo, nuestra legislación puede, y debe, exigir que los requisitos para que un vehículo pueda circular, sean tan estrictos (al menos, y sobre todo, en materia de seguridad) como en Europa.

Fuente: Parlamento Europeo

Dos personas con diferentes experiencias convergen en su preocupación sobre las problemáticas en torno al tránsito, analizando los distintos estados de situación y reflexionando acerca de posibles iniciativas a implementar para comenzar, de una vez por todas, a reducir las dramáticas tasas de accidentología vial.

© 2019 S.E.V. Seguridad y Educación Vial x